Incontinencia Urinaria

Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria es un problema tan frecuente en la población anciana que muchas veces pasa como un problema normal propio del envejecimiento y en el que ya nada se puede hacer. Incluso esta idea tan metida en el subconsciente colectivo de nuestras cabezas y tan arraigada en nuestra sociedad, que incluso el mismo paciente, quien sufre de este problema también lo considera como algo normal dentro del proceso del envejecimiento tanto así que no consulta con su médico e incluso ni se lo comunica a su conyugue o hijos, pero el colmo de los colmos es que muchas veces (no mucho) los facultativos médicos, enfermeras y demás miembros del equipo también lo consideran como algo normal dentro del proceso del envejecimiento.

Tengo que decirlo clara y enfáticamente que la Incontinencia Urinaria NO es un problema normal dentro del proceso del envejecimiento sino una patología muy común eso si, y que debe de ser diagnosticada adecuadamente para luego darle el tratamiento correspondiente. Es tan común que entra en la clasificación de los llamados Síndromes Geriátricos o como los conocen en la Literatura Anglosajona parte de los “Gigantes de la Geriatría”.

Primero debe de ser diagnosticado adecuadamente debido a que no hay un solo tipo de Incontinencia Urinaria sino varias y al no haber una sola, esto significa que tiene un tratamiento diferente para cada tipo de Incontinencia. Un error muy común que he observado, es que mucha gente considera que hay uno solo tipo de Incontinencia Urinaria y por lo tanto todas se tratan de la misma manera.

Según el tiempo la Incontinencia Urinaria se clasifican en dos: Agudas y Crónicas

Agudas, son las de reciente inicio, aquella que se presenta, en aquel anciano que de forma súbita aparece la Incontinencia y que generalmente se debe a una patología aguda de reciente instalación, el caso típico son las infecciones (del tracto respiratorio, urinario, digestivo y piel generalmente), seguido por el consumo de nuevos fármacos (a la cabeza los diuréticos y los que actúan sobre el Sistema Nervioso Central), también los ocasionados por transtornos metabólicos de reciente instalación, como la hiperglicemia, uremia, descompensación hepática, transtornos electrolíticos (del sodio o el potasio) etcs. Este tipo de incontinencia debe de ser resuelto lo más pronto posible, es decir tratar la patología aguda de fondo que está descompensando al anciano y que le está produciendo la incontinencia. O sea tratar la infección, suspender el nuevo fármaco o corregir el problema metabólico que está ocasionando la Incontinencia aguda.

Crónicas, aquellas que ya tienen un buen tiempo de permanencia (varios meses) y estas a su vez se clasifican en: Incontinencia de Estrés, de Urgencias, de Rebosamiento o Rebalse y las Funcionales.

La Incontinencia Urinaria de Estrés es aquella en la que se presenta generalmente en mujeres multíparas (que han tenido muchos partos) sobretodo en aquellas mujeres que han pujado mucho a la hora de dar a luz o incluso el obstetra utilizó algunas herramientas como el Forceps por ejemplo y que le ocasionó una debilidad del piso pelviano. Este tipo de Incontinencia se caracteriza por la eliminación de pequeños volúmenes de orina (“chorritos de orina) generalmente al momento de producir un aumento de la presión intraabdominal (maniobra de Valsalva) ocasionado por la tos, pujo, estornudos etc. El tratamiento va dirigido a fortalecer el piso pelviano con algunos ejercicios (indicados por el médico y el terapista, físico u ocupacional), la aplicación de algunos óvulos intravaginales con contenido de estrógenos para “nutrir” el tejido y cuando proceso esté muy avanzado se recomienda la cirugía, o sea como verán, casi no se recomienda ningún tipo de pastillas ni inyecciones para este tipo de Incontinencia.

Incontinencia Urinaria de Urgencia, es aquella que se caracteriza por la sensación inminente de evacuar la vejiga (sensación de orinarse), pero en la que le ganan al paciente (y este se moja) la pérdida de la orina en este tipo de Incontinencia es abundante y voluminosa (a diferencia en la Incontinencia de Estrés que son pequeños chorritos eliminados involuntariamente por la tos o estornudos). Generalmente quienes sufren de este tipo de Incontinencia tienen lo que se denomina “vejiga Irritativa” o sea aquella vejiga en la que con la minima sensación de llenura urinaria, le ordena a los esfínteres urinarios a relajarse y a evacuar la orina, que sale eliminada en chorros de grandes volúmenes. Una vez identificada a esta vejiga irritativa, el tratamiento consiste en fármacos que “relajen” o “seden” a la vejiga, estos son del grupo de los llamados “fármacos anticolinérgicos” pero que deben de ser indicados por el especialista, no deben de ser ingeridos libremente.

La Incontinencia Urinaria por Rebosamiento o “Rebalse”, es aquella en la que se presenta por el crecimiento desmedido y desproporcionado de la vejiga, generalmente en la llamada “vejiga neurogénica” que a diferencia de la Incontinencia de Urgencia que se estimulaba con mínimas presiones o estímulos, en este tipo de Incontinencia el estimulo o es mínimo o está ausente y al permitir crecer la vejiga y luego ésta llenarse de orina, esta se escapa pero ya no por un proceso de apertura de esfínteres a través de un juego de presiones sino por el “peso mismo de la orina” y sale como capas de orina, como rebalsándose sin avisar y sin que la persona se dé cuenta o se entere en el momento. Este tipo de incontinencia generalmente se presenta en pacientes con Diabetes Mellitus en fases muy avanzadas en la que se compromete la vejiga, en aquellas personas que han sufrido lesiones o traumas a nivel de la médula espinal, en pacientes con la enfermedad de Parkinson en fases avanzadas, y es muy común en varones prostáticos en que por el aumento del tamaño de la próstata impide la salida normal de la orina, hace que la vejiga crezca de tamaño en forma desproporcionada. El tratamiento es individualizado según la patología de fondo que presente el paciente, desde los fármacos (poco efecto), la cirugía o la colocación de sondas urinarias permanentes (más común) o sondas urinarias intermitentes, es decir colocarla varias veces al día.

Incontinencia urinaria Funcional, aquella que se presente en pacientes en el sistema urinario no presenta problemas ni fallas, sino la falla está lejos del sistema urinario, como en caso de pacientes con demencia severa en la que la orden voluntaria de orinar se ha perdido, en aquellas personas en que por sus limitaciones de orden físico, funcional no pueden desplazarse al baño u urinario, (postrados crónicos, amputados, hemipléjicos etc.). El tratamiento va dirigido a la enfermedad de fondo, como la creación de horarios para miccionar, el uso de pañales de manera permanentes, retretes portátiles etc.

Es un tema mortificante muchas veces, ya que la micción es un proceso individual que se realiza en privacidad (según el ambiente cultural) y que cuando aparece no solo acarrea problemas de índole médico sino también de índole psicológicos como la angustia, ansiedad y la depresión y de orden social, el paciente no desea salir de casa por temor a “mojarse”. De tal manera que el abordaje de este Gran Problema debe de ser abordado no solo por el médico (urólogo o geriatra) sino por todo el equipo interdisciplinario, enfermera, psicólogo, asistente social, terapistas físicos y ocupacionales, nutricionista etc.

Hasta Pronto

Dr. Carlos Sandoval
Médico Geriátra

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Dr Sandoval:
Con respecto a la INCONTINENCIA URINARIA DE REBOSE("REBALSE"),yo realmente ignoraba ésta clasificación,me ha parecido bastante interesante,pues U.d dice que la padecen generalmente las personas que sufren de diabétes.Me parece bien que la población en general no lo tome a la ligera,ó como un proceso normal propio del envejecimiento;si no más bien como un problema que hay que evaluar porqué se origina.
Gracias por su aporte Dr Sandoval.
Carlos Sandoval ha dicho que…
Como lo manifesté, este es un gran problema que muchas veces por ser tan comun es considerado como normal. Pero antes de iniciar cualquier se debe de clasificar adecuadamente el tipo de Incontinencia Urinaria a la que nos estamos enfrentando.

A ud las gracias
zaida ha dicho que…
HOlaaa!!!

Me ha parecido interesantisimo articulo! Yo cuando empecé con las pérdidas de orina estaba un tanto perdida. Creo que hay poca concienciacion sobre la Incontinencia urinaria leve. De todas formas encontre webs en internet que me ayudaron bastante a normalizar el problema, de hecho ahora mismo lo tengo bastante automatizado.
Al fin y al cabo tp es tan malo, simplemente hay que saber llevarlo!!!

Sería bonito que contarais cual es vuestra experiencia!

bueno un saludo a tod@s!!!

Entradas populares de este blog

Se le debe de decir la verdad de una mala noticia al anciano ?

Encarnizamiento Terapéutico

Morir en casa o Morir en el hospital ???