“No todos los casos de olvidos están relacionados a las demencias o a la Enfermedad de Alzheimer”

“No todos los casos de olvidos están relacionados a las demencias o a la Enfermedad de Alzheimer” Dr. Carlos Sandoval Cáceres Médico Geriatra pachogeriatra@yahoo.es Es muy frecuente en la consulta diaria, que acudan los pacientes preocupados por la presencia de olvidos o por la aparición reciente de éstos, porque según ellos, se están olvidando de las cosas, algunos a manera de broma suelen decir, que hay un “Alemán” que les está robando su memoria. La experiencia personal me ha mostrado que cuando viene a la consulta el paciente solo y que es una persona independiente preocupado por su memoria, éste paciente casi siempre está bien de su memoria, estado que corroboro con la entrevista, algunos exámenes de laboratorios y exámenes de imágenes del cerebro, por lo tanto no tiene la terrible enfermedad que nos preocupa y asusta a todos, La Enfermedad de Alzheimer. Recuerdo el caso de Don Lucho, un maestro jubilado de 80 años que trabajó en una escuela primaria del Ministerio de Educación y que por las tardes enseñaba matemáticas en una academia preuniversitaria. Don Lucho se jubiló a los 70 años y continuó dictando sus clases particulares en la academia preuniversitaria hasta los 75. Durante los últimos 5 años se dedicó a leer novelas, el periódico, y a caminar, porque como lo mencionó en la entrevista era un hombre muy activo y no le gustaba quedarse quieto en la casa sin hacer nada. Don Lucho sufría de diabetes mellitus y de hipertensión arterial, ambas enfermedades estaban bien controladas pues Don Lucho era un paciente muy disciplinado que tomaba puntualmente las medicinas que le indicaba su médico del Seguro Social a donde acudía todos los meses. Acudió a mi consulta quejándose de que se olvidaba de las cosas, de que en algunas ocasiones no encontraba las llaves de la casa o el control remoto del televisor y que en algunas ocasiones no podía recordar algunas palabras frecuentes. Don Lucho era soltero y vivía solo en un departamento, una vez por semana acudía una señorita que realizaba la limpieza de la casa, desayunaba y almorzaba en una restaurante cerca a su casa que le daba pensión regular y por las noches solo cenaba un sándwich y una taza de té, en general Don Lucho vivía tranquilo, sin problemas. Durante toda la entrevista Don Lucho se encontró cordial, atento y me respondió todas las preguntas que le hice, como la fecha, el día, la hora aproximada, el lugar en donde estábamos. Le pregunté sobre datos más complejos sobre el nombre de presidentes, alcaldes, capitales, actores de cine etc, todas las respondió sin ningún problema, posteriormente le ordené una serie de análisis de laboratorio que incluía un hemograma, glucosa, colesterol pruebas hepáticas y de tiroides. Finalmente y a insistencia de él, le solicité una tomografía de cerebro. A la semana siguiente cuando acudió por los resultados, pudimos ver que todos los análisis indicados estaban bien, incluida la tomografía del cerebro, salvo un leve incremento en los valores normales del colesterol por lo que le sugerí que disminuyera el consumo de frituras y carnes rojas. Le explique que no se preocupara, que por el momento su cerebro estaba bien, y que la razón de sus olvidos era por una situación muy común y completamente normal que se llama Deterioro de la memoria asociada a la Edad. Un término aceptado en la literatura médica y reconocido como un problema frecuente y común. El Deterioro de la memoria asociada a la edad (DMAE) es un término que propuso El National Institute of Mental Health (NIMH) de los Estados Unidos incluso tiene sus criterios de inclusión y exclusión para considerarlo como tal, y se refiere básicamente a los olvidos que puede presentar cualquier persona mayor de 50 años y que no comprometa su funcionalidad, su independencia y su libertar para realizar las actividades básicas de la vida diaria de la persona. Muchas veces está relacionado con la disminución de la atención y al distraimiento, que muchas personas lo presentan. Por lo tanto, el olvidarse de las llaves del auto, del control remoto del televisor, de la cartera etc, o de algunas palabras que las tenemos en la punta de la lengua, no debería de asustarnos, mucho, pues los olvidos relacionados a la edad son procesos normales. El cerebro al igual que los demás órganos del organismo como el riñón, el hígado y el corazón, también envejecen y ya no están al 100 % de su funcionalidad como cuando se tenía 20 o 30 años, todos los órganos se van deteriorando producto del envejecimiento, lo mismo el cerebro. Pero al igual que Don Lucho siempre es bueno y necesario que acudamos a nuestro médico de cabecera para hacernos un chequeo regular y descartar no solo problemas de la memoria sino de toda la salud en general. Vemos que muchos pacientes se preocupan de su memoria y no se preocupan de cómo funcionan sus demás órganos como su riñón, su hígado o su corazón, el chequeo médico general es muy importante. Hasta la próxima si Dios lo permite Dr. Carlos Sandoval Médico Geriatra pachogeriatra@yahoo.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se le debe de decir la verdad de una mala noticia al anciano ?

Encarnizamiento Terapéutico

Morir en casa o Morir en el hospital ???